Escuela de Surf

Aljezur, Portugal.

La localización del proyecto es importante para entender este en su complejidad. Aljezur, un pueblo pesquero de la costa portuguesa se encuentra ubicado dentro de un parque natural protegido, donde la naturaleza se abre al océano atlántico. Los dos edificios propuestos en ambos extremos de la playa pretenden reactivar el transito del pueblo. La materialidad de la propuesta une a los edificios con los recursos naturales a la vez que funde la arquitectura en el paisaje.

El hotel esta dividido en varios volúmenes adaptándose a la volumetría existente en el pueblo. La escuela de surf fuera de la retícula urbana adopta una geometría mas flexible y propone un recorrido a través del edificio a la vez que se desciende hacia la orilla.