Hotel en Ronda

Ronda, España.

Este cortijo del Siglo XVIII se puede englobar en una amplia narrativa de arquitectura rural propia de la provincia de Málaga y de la serranía de Ronda. Alejados de la pompa y el carácter recreativo de las grandes haciendas del cereal sevillanas, estos cortijos de clara naturaleza agraria muestran una sobriedad y pragmatismo en el modo en que su tipología se acomoda a los rasgos geográficos del paisaje cambiante en esta región andaluza. Las necesidades prácticas de la explotación de unas extensiones de tierra de tamaño medio se materializa en sobrios volúmenes blancos ejecutados mediante gruesos muros portantes, y perforados por huecos en la medida y cuantía en la que cada situación lo requiere.

Esta propuesta se centra en enmarcar la futura ampliación del cortijo dentro de esta narrativa de arquitectura popular y anónima, a la vez que lo adapta por completo a un estándar contemporáneo de un hotel de cinco estrellas, con todos los requisitos y necesidades que hagan de un complejo con tal esencia familiar una experiencia enriquecedora para sus visitantes. Tanto los espacios existentes readaptados como los de planta nueva se articulan alrededor de diferentes patios que hacen tangible la historia del complejo, a la vez que le dan una escala doméstica y participativa. Los nuevos usos comunes se proyectan de tal manera que promuevan la excelencia en el servicio, y las habitaciones de planta nueva se centran en la innovación tipológica, permitiendo su flexibilidad de distribución para optimizar los recursos del complejo.

Equipo: Jaime Daroca, José Mayoral y José Ramón Sierra (socios) con Sebastián Peñas.

Colaboradores:

Arquitectura técnica: Roberto Alés.

Visualizaciones: Juan Ramón Samaniego.

Cliente: 
Privado.

Superficie: 
3.761 m2.

Estado: Concurso por invitación.