Pabellón Débil

Santiago, Chile.

A través de la creación de una serie de provocaciones que aspiran a generar una discusión crítica acerca tanto de la estética arquitectónica como de la experiencia de la arquitectura contemporánea, el diseño del pabellón propone nuevas relaciones sensoriales y físicas. El pabellón representa una posición crítica a la arquitectura como objeto, al reclamar una arquitectura menos corpórea. Desde el exterior, el proyecto se presenta como tres objetos autónomos, mientras que desde el interior, cuatro paredes reflectantes de cobre forman un espacio que se multiplica infinitamente, desmaterializando el objeto y  extendiendo el paisaje construido más allá de los límites de su arquitectura.