Plaza de los Misterios

Madrid, España.

La propuesta se centra en generar un nuevo centro de actividad cívica en la Plaza de los Misterios. Esta intervención pone en valor la narrativa del enclave buscando dotar a su entorno de un nuevo signo de identidad. Se proponen espacios de alta flexibilidad que habiliten amplias zonas estanciales de óptimo rendimiento climático, así como otras capaces de acoger eventos de toda naturaleza y escala. Con estos objetivos, el proyecto toma como punto de partida la consideración de la historia y el carácter de la Ciudad Lineal original planteada por el urbanista Arturo Soria, uno de los experimentos urbanísticos europeos más importantes de la primera mitad del siglo XX. Otros puntos de partida determinantes son la situación urbana actual y las intervenciones  de mejora previstas para el futuro, así como el acondicionamiento climático de la plaza mediante métodos pasivos como la recolección de aguas pluviales y el aprovechamiento de energía solar.

Estos objetivos se materializan en una trama ortogonal basada en las ordenanzas originales de la Ciudad Lineal de Arturo Soria, que se reinterpreta en forma de un jardín de árboles y acequias. Este jardín público invita al desarrollo de todo tipo de actividades cívicas. Un gran claro central se reserva como marco para actividades de mayor afluencia. El borde de la plaza se rediseña como un elemento continuo que incorpora los usos existentes de gasolinera, boca de metro, etc.; mientras que incorpora otros de nueva planta. Del mismo modo, sirve como deambulatorio cubierto incluyendo espacios de estancia exterior para los locales del perímetro de la intervención.

Equipo: Jaime Daroca, José Mayoral y José Ramón Sierra (socios).

Colaboradores:

Arquitectura técnica: Roberto Alés.

Cliente: 
Ayuntamiento de Madrid.

Superficie: 
13.525 m2.

Estado: Concurso, segundo premio.